Susana Santos Mateo

El padre de todos los padres

Entre un Páramo con mayúscula

y un  páramo con minúscula

existe el  anhelo

de  sentirse un poco protegido

consolado

 y resguardado del eco.

El tesoro

Deseo la riqueza del inconsciente

la realidad de las grutas

atrapadas entre un lugar y un tiempo

Tengo la oportunidad de escapar

de un cautiverio libertario

que guardo en el equipaje

Huyo entre olas enredadas

de raíces y puertos salvajes

ave navegante de bronquios henchidos.

Nave salvaje de los hombres

escapemos del hogar

del ombligo materno

Con una vida de magnifica muerte

sobremesa de apuestas

azúcares, carnes, harinas y vinos

Cuerpo nervioso ensueño de materia

viajero entre fluidos y fluctuaciones

masa de alegría y tristeza

Llaga deseosa

de futuro vencida

cicatriz del viajero caminante enfermo

Golpe huésped del cuerpo

garantía de la vida

riqueza del dolor vencido

Solo llueve en la tierra

Sugieren a la lluvia ser lluvia.

Quienes corren para protegerse de ella

brindan con sus cuerpos al ser refrescados.

La lluvia decidió nombrarse lluvia

al sentir que no podía contenerse

Divertida salpica los caminos de tierra

erosiona las piedras

La lluvia se nombra lluvia porque cae

y al hacerlo vive su propia fiesta.

No le importa la tierra ni la fertilidad.

Es la niña caída al río por perseguir una rana despistada convertida en agua.

Un comentario en “Susana Santos Mateo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: